PREGUNTA:

Tengo un solar y estoy en un proceso de obtención del Título de Propiedad. Dentro de una Parcela inmensa, se encuentra el solar que compré, ¿debo hacer un deslinde o una regularización parcelaria?

RESPUESTA:

En estos casos todo va a depender del documento que avale el derecho de propiedad del solar. Si la persona de quien usted adquirió le ha transferido una porción de la parcela, se trata de un inmueble amparado en una constancia anotada. La forma más rápida de identificar si es el caso es leyendo el propio documento que avala el derecho de propiedad, tal y como lo emite el Registro de Títulos correspondiente. Típicamente, en el encabezado del documento, podrá ver que la designación catastral es la misma designación catastral que posee la parcela madre (la parcela inmensa a que usted hace referencia), y en el cuerpo del título, podrá leer que se hace referencia a una porción de equis cantidad de metros.

En lo que respecta al procedimiento que debe llevar a cabo, tanto el deslinde como la regularización parcelaria son mecanismos que permiten la correcta ubicación, determinación e individualización de porciones de parcela sustentadas en constancias anotadas. El deslinde es un proceso judicial que consta de tres etapas: técnica, judicial y registral, mientras que la regularización parcelaria es un procedimiento administrativo que se aplica sólo si existe un acuerdo o no objeción voluntaria de todos los titulares de constancias anotadas vigentes dentro del ámbito de la parcela a regularizar.

Es recomendable que si se trata de una parcela con un número considerable de constancias anotadas (solares en las mismas condiciones que el suyo), a los fines de viabilizar el proceso a seguir, que proceda con un deslinde. La regularización parcelaria tiene aplicación práctica en aquellos casos de parcelas con un número manejable de constancias anotadas.